Publicidad navideña. Comamos, bebamos, regalemos, brindemos… Sintamos.

Publicidad Navideña. Un mensaje y algo más. Todo un alarde en creatividad, así son muchos de los anuncios navideños. No se trata sólo de promocionar o vendernos un producto o servicio, las marcas apelan a nuestros corazoncitos para que durante esos días felicitemos las fiestas a todos nuestros allegados (Hola soy Edu, Feliz Navidad de Airtel), disfrutemos de la familia (Vuelve a casa por Navidad de #El_Almendro) y soñemos despiertos (con el famoso calvo de la lotería Clive Arrindell desde 1998 hasta 2005 repartiendo suerte o con Chencho y la bombilla mágica de El Corte Inglés), Y también nos animan, con verdadera insistencia, a que disfrutemos de las mejores viandas (Lleváme a casa con Rodolfo Langostino) comamos dulces (porque Queremos turrón, turrón, turrón de Antiu Xixona…