Publicidad navideña. Comamos, bebamos, regalemos, brindemos… Sintamos.

Publicidad Navideña. Un mensaje y algo más.

Todo un alarde en creatividad, así son muchos de los anuncios navideños. No se trata sólo de promocionar o vendernos un producto o servicio, las marcas apelan a nuestros corazoncitos para que durante esos días felicitemos las fiestas a todos nuestros allegados (Hola soy Edu, Feliz Navidad de Airtel), disfrutemos de la familia (Vuelve a casa por Navidad de #El_Almendro) y soñemos despiertos (con el famoso calvo de la lotería Clive Arrindell desde 1998 hasta 2005 repartiendo suerte o con Chencho y la bombilla mágica de El Corte Inglés),

Y también nos animan, con verdadera insistencia, a que disfrutemos de las mejores viandas (Lleváme a casa con Rodolfo Langostino) comamos dulces (porque Queremos turrón, turrón, turrón de Antiu Xixona o de El Lobo ¡qué gran turrón! o de Picó con las mejores almendras y como no, con 1880 el turrón más caro del mundo) intercambiemos regalos (Un palooo de Limón & Nada o las muñecas de Famosa con su pegadizo y ya muy popular villancico) y a que brindemos. A que brindemos por todo lo vivido y lo que ha de venir (con Sidra el Gaitero, La mejor del mundo entero, o acompañados de las famosas burbujas Freixenet).

Y en agradecimiento al esfuerzo de esta última firma, dediquémosle unas líneas en exclusiva a Freixenet. Desde 1977, las doradas burbujas y el niño de rojo, nos felicitan las fiestas acompañados de famosos nacionales e internacionales. Fue Liza Minelli la primera invitada y a ella le siguieron muchos rostros famosos Paul Newman, Gene Kelly, Christopher Reeve, Sharon Estone, Plácido Domingo, Shirley McLaine, Miguel Bosé, Inés Sastre y un largo etcétera. Incluso Martin Scorsese dirigió el spot de 2006 en las propias cavas Freixenet en Barcelona, donde se ruedan todos los anuncios navideños de la marca. Parece que no llega la Navidad hasta que las doradas burbujas llegan a nuestra pantallas ¿le pasa lo mismo a la Primavera con El Corte Inglés?

Anuncios navideños para el recuerdo.

Comenzamos con todo un clásico: Coca Cola y su famoso anuncio de 1995, que nos atreveríamos a decir, todos recordamos. Un clásico entre los clásicos. Coca Cola siempre nos trae, además de color rojo, sonrisas, bienestar, luces, colores y felicidad. Quizá demasiado alejados de la realidad, quizá no. Quizá es precisamente esto lo que necesitamos en Navidad ¡Para gustos, los colores!

https://www.youtube.com/watch?v=-gMjPezr8TY

Pero también los hay más atrevidos y emplean algo de humor negro. En esta ocasión es otra bebida la protagonista: In-Bru, un popular refresco carbonatado escocés. Cambiaron la letra de esta famosa canción navideña y con el mismo tono suave y amoroso relatan como el protagonista, en un idílico paseo “aéreo” con su muñeco de nieve, canta como éste le roba su In-Bru y le deja caer. Todo muy tierno… incluso la caída.

Pero sin duda uno de nuestros favoritos, entre versiones suaves y mimosas, es el de este impaciente muchacho, su larga espera y su “muy navideño” final.

El mejor anuncio de Navidad de la historia.

Y de cierre os traemos la recreación de unas Navidades en guerra, el que dicen es el mejor spot navideño de todos los tiempos. Un episodio histórico increíble y fabulosamente ambientado para este spot: la famosa Tregua de Navidad de 1914 entre el frente alemán y el británico. Como curiosidad, comentaros que aquel árbol de Navidad fue el primero que vieron los británicos, pronto esta tradición se expandió y ahora podemos encontrarlo en hogares del mundo entero. Un mensaje que debería trascender más allá de conflictos y guerras, entonces y ahora. Desgraciadamente, la contienda continuó.

Anterior Siguiente

Deja una respuesta