Marketing Navidad

¿Cómo hacer marketing emocional en Navidad?

La Navidad está a la vuelta de las esquina, una época donde las emociones y sentimientos están a flor de piel durante días, todo ello incentivado por el marketing emocional de las empresas, el cual influye tanto en las personas y resulta tan efectivo a las marcas, siempre que se utilice correctamente.

¿Listo para subirte al carro del marketing emocional e incluirlo en tus estrategias de marketing? Toma buena nota de estos tres pilares básicos que más adelante te vamos a mostrar para llevar a cabo una buena estrategia de marketing emocional.

 

¿Qué es el marketing emocional?

El marketing emocional es una rama del marketing orientada a movilizar los sentimientos y emociones de las personas a las que se dirige con la finalidad de conseguir acciones y actitudes favorables hacia una determinada marca, producto o servicio.

Esta estrategia de marketing emocional persigue varios objetivos. Por un lado, conseguir acciones como son compras, suscripciones, leads, etc. Mientras que por otro lado, se pretende lograr reconocimiento, reputación y fidelidad. En ambas lo que se quiere es llegar al corazón y emociones de nuestros clientes.

Pero, ¿qué ventajas nos puede aportar una estrategia de marketing emocional para nuestro negocio? He de decirte que muchas, ya que con este tipo de marketing conseguimos una doble ventaja frente al marketing tradicional. Pues el cliente se siente identificado en nuestro proceso de comunicación, siente que nuestra marca, producto o servicio está orientado a él. Además de conectar con sus emociones para despertar más intensamente en él alguna acción o actitud, que nos pueda interesar para mejorar los resultados de nuestro negocio.

Nuestros pensamientos nos generan emociones, que generan acciones y que a su vez generan un resultado. Por lo tanto, si somos capaces de conectar y dirigir adecuadamente las emociones de nuestros consumidores será mucho más sencillo provocar en él las acciones que vamos buscando y por consiguiente, alcanzar el resultado que deseamos. Asimismo, si conseguimos que nuestro cliente se sienta identificado de alguna manera con nosotros, con nuestra forma de hacer las cosas o con nuestra misión tendremos un cliente altamente fidelizado.

 

3 claves para impulsar una estrategia de marketing emocional
  • Conocer a tu cliente.

Como en cualquier acción de marketing es necesario tener muy bien definido al cliente al que nos vamos a dirigir. En este análisis no solo debemos definir sus características demográficas (edad, sexo, nivel socioeconómico), sino también sus características psicográficas, como son sus preocupaciones, miedos, gustos, estilo de vida, etc.

En definitiva, tenemos que desarrollar nuestro buyer persona, intentar conocerlo profundamente a nivel psicológico, ya que cuanto mejor lo conozcamos más capaces seremos de conectar emocionalmente con ella.

 

  • Decidir qué emoción o emociones vamos a utilizar.

Una vez que hayamos definido al cliente al que vamos a dirigir la campaña, debemos decidir cuáles son las emociones que vamos a tocar en nuestra campaña.

A nosotros nos interesa saber cuáles son las emociones que en general despiertan una mayor conexión con las personas, y les incitan a tomar decisiones y acciones que es lo que realmente estamos buscando. Son muchas las emociones que podemos aprovechar a la hora de desarrollar el marketing emocional en nuestro negocio, desde el miedo, la culpa o el orgullo hasta la vergüenza, la codicia y el amor. Se trata de buscar la más adecuada en función del tipo de producto o servicio y del cliente al que va dirigido.

 

  • Coherencia entre la emoción, su intensidad y nuestros objetivos.

Una misma emoción se puede presentar en distintas intensidades, como puede ser el miedo. Este miedo previamente puede empezar con un ligero temor propiamente dicho y acabar en pánico.

Incluso puede haber distintos estados intermedios, evidentemente cuanto mayor sea el grado e intensidad que logremos despertar en el consumidor, mayor será la tendencia que tendrá ese consumidor a pasar a la acción.

Es por ello, que tenemos que tener mucho cuidado a la hora de las emociones, y ser muy coherentes entre el objetivo que nos propongamos para nuestra estrategia o nuestra campaña y la emoción e intensidad que utilicemos para llevarla a la práctica. Debes tener presente siempre que la compra es el resultado de una emoción: si es positiva, el cliente compra; de lo contrario no lo hace.

 

Recuerda que la clave para la creación de una exitosa campaña de marketing emocional, es la autenticidad. Está claro que si grandes marcas han podido alcanzar el éxito con ella ¿por qué no ibas a poder tú?

¡¡Síguenos en nuestras redes sociales donde encontrarás increíbles recomendaciones de marketing que seguro te podrán ayudar en tu negocio!! Estamos en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn.

 

¡Feliz Navidad y Feliz marketing emocional!

Anterior Siguiente

Deja un comentario