consejos de estilo para tu blog

Consejos básicos de estilo para tu blog

Por fin, después de dar muchas vueltas, tienes tu proyecto encaminado y llega la hora de escribir tu primer artículo en el blog que tanto te has currado. Bien, para que no sigas dando más vueltas, te vamos a dar una serie de pequeños consejos que te pueden ayudar a la hora de redactar.

Primero, es importante saber con exactitud qué quieres contar y quién será el público al que va dirigido; de esta manera, la coherencia y forma de escribir se adaptará a cada tipo. Una vez tengas esto claro, deberás buscar información relevante sobre el tema a tratar y documentarte todo lo que puedas (eso no quiere decir que copies o parafrasees lo que otros han dicho). Tienes que tratar de encontrar tu propia “voz” a la hora de narrar. Alguien dijo una vez que “lo importante no es lo que se cuenta, sino cómo se cuenta”. Así que presta atención al siguiente listado:

Estructura bien la información; una pequeña introducción al principio que no aburra al lector y salga corriendo. Luego ve desgranando poco a poco los datos más importantes.

-Si el artículo es muy largo, puedes crear un listado con las diferentes secciones al principio, de forma que el usuario, mediante un sencillo clic, acceda a lo que de verdad le interesa.

-En la escritura, “menos es más”. Hay que saber economizar el lenguaje. Debemos evitar las frases muy largas o subordinadas. Para ello, primero haz un borrador, y luego lo vas depurando; ten paciencia, esto lleva su tiempo, sobre todo al principio. Con la práctica, irás más rápido.

-Otra cosa muy importante es el uso correcto de los signos de puntuación; cada signo va cuando debe ir. Recuerda que las “comas” no son pausas en la oración, aunque en ocasiones coincidan. Tampoco abuses de los puntos suspensivos, interrumpen la lectura.

-Que la ortografía tiene que ser impecable, ya lo sabemos. ¡Cómo nos chirrían los ojos cuando vemos ciertas faltas por ahí!

-Los adverbios acabados en –mente (posiblemente, completamente, estupendamente…) se cuelan de forma sigilosa y abundante. Esto denota cierta pobreza léxica. Procura que nunca haya más de uno en un mismo párrafo.

-Evita las repeticiones o redundancias, así como el uso de adjetivos; “…la comida estaba rica y deliciosa”. “…es un lugar agradable y cómodo para vivir” etc. Lo cual no quiere decir que no puedas usar más de un adjetivo, tan solo, no abuses de ello.

-Evita, siempre que puedas, los verbos “vacíos” (ser, estar, haber, tener…). Es decir, si escribes: hizo una mesa de madera, en su lugar puedes poner: fabricó una mesa de madera.

-Si no estás seguro de lo que significa una palabra, no la escribas o búscala en un diccionario.

-Escribe con sencillez y naturalidad pero sin ser vulgar. El texto debe entenderse bien y a la primera.

-Aporta información de valor. ¿Cuántas veces hemos empezado a leer un artículo en busca de algo concreto y tras varios párrafos decidimos abandonar esa página? Muchas. Si no quieres que tus lectores huyan despavoridos, no les escribas el Quijote. Si tu artículo va sobre las propiedades del champiñón, escribe sobre las propiedades del champiñón y no sobre cómo se cultiva (eso sería otro artículo).

-A la hora de escribir, ten siempre a mano el diccionario de la real academia de la lengua española, como mínimo. Consulta siempre cualquier duda que tengas antes de meter la pata y destrozar un artículo que tanto trabajo te ha costado.

-No te olvides de revisar lo que has escrito antes de publicarlo. Tómate tu tiempo.

 

Ya sabes, esto de escribir artículos no es tarea fácil. Debes tomártelo en serio si quieres que tus posts no pasen desapercibidos o se pierdan entre las interminables páginas de Google. En Trinexo lo tenemos claro. No dudes en seguir consultando nuestro blog donde te ofreceremos recursos y consejos para mejorar.

Escríbenos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *